Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. +56944762482

Blog de Chef Potro

Historias, recetas y técnicas culinarias...

Martes, 17 Julio 2012 00:00

Sopita Para Mi Vejete

Escrito por

Hoy es el Día del Padre y no para de llover, así que en este día de invierno prepararé una cremita para dar energía a los padres que necesiten calentar el cuerpo en este día. Resulta que mi vejete, como le digo de cariño, es un hombre complejo y ambicioso, antropólogo de profesión y empresario por visión, ha trabajado y sacrificado mucho por pararse donde ha querido estar.

Sin embargo, goza de placeres simples como ya lo mencioné en “El Sánguche favorito de mi padre…”. Y que placer más simple que una crema de zapallo para pasar un día de frío y lluvia.

Puede que les parezca conocido, ya que como saben me gusta el reciclaje, es porque esta es la sopa que utilicé como puré en el plato de “Un regalo para los sentidos”. Y es que la diferencia entre un puré y una crema básicamente es el porcentaje de humedad que contiene.

Es muy fácil elaborar sopas cremas, éstas se hacen a base de la molienda de algún producto, un buen ejemplo es la sopa Dubarry, que es una sopa de coliflor. Algunos deben pensar que pueden ser un poco fomes, claro, si pensamos que siempre cuando estábamos enfermos nos daban unas papillas desabridas, verdes y muy poco apetitosas, esa clásica sopa de enfermo no podía ser para nada atractiva.

Hoy tengo como misión desmitificar ese concepto, y para eso prepararemos una sopa rockstar, súper gourmet y con mucha onda para nuestros papás.

Primero compraremos un zapallo camote, una calabaza o un zapallo butternut (de esos largos), lo cortaremos en trozos y luego le cortamos la cáscara, al fraccionarlo realizaremos menos fuerza y evitamos la posibilidad de cortes en nuestras manos.

Luego colocamos los trozos en una budinera rociamos un poco de aceite de oliva, sal gruesa y pimienta recién molida. En mi casa utilizo un mortero de piedra, para esta receta agregué un mix de pimientas (negra, blanca y verde), pero además incluí pimienta inglesa, que es una valla, que describo con aromas a navidad. Con este ingrediente le otorgaremos un condimento más dulzón parecido al clavo de olor o la canela. Si quieren pueden agregar también azúcar rubia. Luego lo cubriremos todo con papel aluminio y hornearemos a 180°C hasta que esté bien blando.

Mientras se cocina el zapallo, ocuparemos el tiempo preparando un pesto, fácil y rápido sin mayores complicaciones, en una licuadora colocamos un atado de albahaca, un diente de ajo, sal, pimienta, queso parmesano rallado, piñones (yo utilicé nueces), y abundante aceite de oliva.

Licuaremos todo hasta obtener una pasta lisa y homogénea, finalmente enfrascaremos y podremos utilizar este pesto cuando queramos.

Ya está cocido el zapallo, procesamos en la licuadora, agregaremos agua o el caldo necesario para lograr la textura de una sopa, luego pasaremos por un colador para retirar fibras y lograr una crema aterciopelada.

Pueden agregar un poco de crema fresca para suavizar. Rectificamos condimentos y luego servimos nuestra crema de zapallo con una cucharadita de pesto, ese detalle marcará una gran diferencia. Otros agregados clásicos que se pueden incluir para este tipo de sopas son crutones, queso parmesano, o algo verde, cilantro, perejil o ciboulette.

Con esta sencilla receta no habrá invierno que nos pueda mermar la integridad de nuestros viejos, como ven no puede ser más fácil, las medidas no son necesarias, pues la cantidad de líquido que le agreguemos a la sopa dependerá de la textura que queramos lograr o del número de comensales que se sienten en tu mesa, por otro lado todos los condimentos irán según tu propio gusto personal, podrían agregar el renombrado merkén, o curry para darle un aire más medioriental, miel, azúcar morena o vainilla para hacer de su sopa un clásico norteamericano, salsa tabasco, o alguna mezcla de chiles para volverla mexicana, incluso si le agregan una pasta de curry y un poco de leche de coco, tendrán una sopa estilo tailandés que sorprenderá. La alternativa que les mostré hoy es bien mediterránea con un toque sorpresa que le da la pimienta inglesa, con esta sopa se van a la segura.

No queda más que invitarlos a experimentar en este mundo infinito de sabores que encierran las sopas, especialmente en esta temporada en la que siempre es necesario algo que nos caliente el cuerpo.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Top 10