Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. +56944762482

Blog de Chef Potro

Historias, recetas y técnicas culinarias...

Lunes, 10 Octubre 2011 22:54

Chile en Sudáfrica II

Escrito por

Después de una larga ausencia en el mundo de los posteos, regreso con todas las ganas de contar algunas historias culinarias, justamente esto coincide con el inicio del año académico 2012, así que dedicaré este post a mis nuevos y viejos alumnos para que se inspiren y sepan que con pasión por la cocina es posible concretar cualquiera de sus sueños.

Vamos con la segunda patita de mi historia en Sudáfrica. En Chile en Sudáfrica I les comenté los platos que preparamos con dos de mis alumnas en la casa del embajador de Chile, en Septiembre del año pasado, éxito total entre todos los importantes invitados asistentes. En este post no hablaré de las recetas, sino más bien de las experiencias. Luego del primer evento, un gran buffet de cocina chilena, tuvimos una entretenida intervención en el cóctel de inauguración de una muestra fotográfica en Johanesburgo referente a la minería chilena.

Conversamos e instruimos al chef encargado de la recepción de la inauguración de la muestra fotográfica de cómo preparar empanadas, chacarero y pastel de papas. Así que nos pusimos elegantes y fuimos al cóctel en el que nos codeamos con el cuerpo diplomático chileno y autoridades sudafricanas. Hubo un pequeño concierto con una artista que, obviamente no conocíamos y que luego nos enteramos que era de las más famosas del país, ¡toda una experiencia! Debo reconocer que el chef hizo un buen trabajo, sobre todo con el pastel de papas y las empanadas.

Luego de eso, otro día, tuvimos una actividad menos formal, pero igual de entretenida… un tremendo asado para toda la comunidad chilena para celebrar el 18 de septiembre. Comimos rico y bailamos cueca (si estamos fuera de la patrias es de carácter obligatorio representar con una patita de nuestro baile nacional).

Finalmente llegó el día con el que coronamos nuestra participación en Sudáfrica, debíamos ser parte del buffet de un exclusivo lodge, que hasta un parque para hacer safaris tenía, el Farm Inn.

Presentamos un menú para unas 450 personas que incluía, en entrantes, arrollado de malaya, palta cardenal, ensalada a la chilena, mousse de salmón y las empanadas de horno; en los fondos, se puede destacar, el charquicán con carne de avestruz, pastel de papas, y Pulmay entre otros; y para la sección de los postres incluimos nuestra clásica leche asada, arroz con leche y unos ricos panqueques celestinos con manjar casero.

Pueden imaginarse como estaban todos los chilenos invitados que hace años que no comían una empanada de pino o un charquicán como el de la abuela, las felicitaciones fueron reiteradas ese día.

A pesar de que en un principio la gente de la cocina no se mostraba muy colaboradora con nosotros, bastó una pequeña degustación de leche asada para que la buena voluntad aflorara y todos comenzaran a ofrecer su ayuda. Nos tomó dos días cocinar todo, en verdad fue una hazaña terminar con toda la producción a tiempo, sin la asistencia del embajador y su señora no lo habríamos logrado.

Es impresionante, probablemente la mayoría imagina a un embajador como una persona distante, pero la verdad es que esta familia es muy cercana y trabajadora, ellos son un ejemplo para todos los futuros cocineros, no hay que tener miedo a ensuciarse, y cuando se trabaja en equipo y con buena voluntad se consiguen resultados asombrosos.

Todo el lugar estaba totalmente decorado con guirnaldas y motivos con nuestros colores patrios, realmente parecía que estábamos en alguna fonda o ramada, era realmente extraño ver unos leones embalsamados rodeados con estas guirnaldas.

Cuando finalizó el servicio nos reunimos en el salón junto a miembros de otras embajadas y el embajador realizó una pequeña y emotiva ceremonia en la que se nos otorgó un reconocimiento por nuestra participación en “el mes de Chile”. Fue un gran honor haber recibido aquel diploma y medallón, ya que la Embajada de Chile en Sudáfrica nos estaba agradeciendo oficialmente por nuestra labor.

En momentos como este uno se da cuenta de lo importante que puede llegar a ser tu trabajo cuando se tiene fe y cariño en lo que uno hace. Para mí, la cocina chilena es una extensión de nuestra cultura y no debemos tener miedo o vergüenza de mostrársela al mundo, y fue así como es que aportamos para cambiar la visión de nuestro país y dar a conocer lo nuestro al otro lado del océano.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Top 10